No dejen de leer sus ARTÍCULOS ESPECIALES...

Por la Goma

20 de Septiembre de 2013

TEMPORADA HERÓICA

Siempre se ha dicho que Miguel Cabrera es un “natural”.

Se usa el término para definir sus condiciones innatas para jugar beisbol. Su habilidad asombrosa de ajustarse en el plato, en fracciones de segundos, desde que el lanzador suelta la pelota.

Sin duda, el maracayero hace que batear luzca como cosa fácil, como si para él no existen pitcheos o pitchers que puedan detenerlo.

Ya parece que “natural” no es la definición que lo honra. Desde que apareció en las mayores en 2003 ha ido demostrando que es mucho más que lo que decían los pronósticos. Parece que Cabrera es “sobrenatural”.

Este 2013, especialmente desde el Juego de las Estrellas, Miguel ha presentado molestias que limitaron sus capacidades. Al terminar esta temporada sabremos qué fue lo que aquejó al triplecoronado.

Si Cabrerita estuviese al tope de sus condiciones, es muy probable que la pelea por el liderato de HR fuese cerrada o quién sabe si ya habría superado a Chris Davis, quien la noche del martes llegó a 51 para desplazar a Brady Anderson, quien conectó 50 vuelacercas en 1996, en la lista de todos los tiempos para los Orioles.

Algunos especulan sobre las razones de la ventaja de Davis, incluyendo el hecho de que Cabrera es latinoamericano, yo no creo en eso. Además de sus condiciones, si Davis ha tenido suerte es conseguir a su rival en la carrera de los jonrones sin estar al cien por ciento.

Y aunque juega un tanto mermado, Miguel Cabrera, por lo menos, repetirá por tercera campaña consecutiva como líder en promedio de la Liga Americana.

Quienes están más pendientes de la posibilidad de que sea el único hasta ahora con dos triples coronas seguidas es la afición, él está concentrado en dar los batazos para ayudar a los Tigres, seguramente lo descansarán unos días cuando clasifiquen.

Miguel, para qué decirlo, es una joya.


Lo hemos visto batear y correr las bases con evidentes muestras de, por lo menos, incomodidad, y aun así se ve sobrado.

Pasaron 15 juegos sin dar jonrones antes de largar el 44 el martes y el deseo es que haya terminado la sequía para que alcance y supere a Andrés Galarraga, quien dejó el récord para los criollos en 47 batazos de cuatro esquinas en 1996, cuando además comandó la Liga Nacional en carreras impulsadas con 150.

Hay quienes atribuyen el descenso en septiembre al cansancio y la presión. Me atrevo a decir que la molestia física que aqueja a Miguel ha sido determinante en esto y no dudo en darle dimensiones heroicas al hecho de que siga jugando para hacer ganar a su equipo, más que para sus números.

Estoy segura de que recordaremos la épica de Miguel en esta temporada. Puro coraje.

Por la Goma

13 de Septiembre de 2013

Ellos ponen la música

Las próximas horas” se ha convertido en el cuento del “gallo pelón”. El acuerdo, que debió estar suscrito desde el primer trimestre del año, sigue en suspenso y a pocos días de comenzar los entrenamientos, los equipos de las ligas profesionales del Caribe siguen sin certezas.

Días atrás Francisco Puello Herrera, presidente de la Confederación de Beisbol del Caribe anunció que ya era inminente el acuerdo. Desde agosto venimos escuchando que está próximo a firmarse y en este tiempo lo único que sabemos es que lo que propone MLB, a través de su VP de Operaciones, Kim Ng, atenta con la calidad de la pelota que estamos por ver, porque podrían haber notables ausencias de figuras y esto desestimularía a la afición, como escribimos la semana pasada.

Mientras las ligas y los equipos que la integran tratan de asegurar nóminas atractivas que no disminuyan la calidad del espectáculo, la verdad que ha quedado en evidencia es la debilidad de nuestro beisbol. Con peloteros prestados, el dueño de la fiesta sigue siendo MLB, que pone la música.

En junio, la Confederación anunció con fuegos artificiales la inclusión de Cuba para la Serie del Caribe, en Margarita. El mismísimo Puello Herrera comunicó la noticia “Cuba regresa a la Serie del Caribe por la puerta grande, con todos los derechos y deberes que tienen los demás miembros de la Confederación. Aún no tenemos el visto bueno de MLB, pero si Cuba participa en el Clásico Mundial, no vemos por qué no puede hacerlo en la serie”.
 
Hace dos días casi tuvo que desdecirse, “Lo de Cuba ahora mismo está en “Stand By”, primero hay que resolver el problema que nosotros tenemos y luego trabajamos en ese tema”.

Horas más tarde al anuncio de Herrera en julio, MLB, recordó que esa organización está restringida a llegar a acuerdo alguno que integre a Cuba sin la autorización del gobierno de los Estados Unidos, por eso el presidente de la CBC explicó que hace unas semanas entregó a Kim Ng una carta que fue enviada al Departamento de Estado, donde hay un compromiso por parte de ellos de cumplir con los requisitos que ellos solicitan, a los fines de entregar la licencia para que Cuba pueda participar en el torneo.

Cuba sigue por ahora en el limbo y la discusión es “nuestra pelota”. Herrera reconoce que el acuerdo, del cual no se conocen detalles, no es ideal para los caribeños, nunca lo ha sido, pero podría ser peor si no se firma.

Por la Goma

5 de Septiembre de 2013

¡Manos arriba, es MLB!

Que a estas alturas no se haya firmado el Acuerdo Invernal entre la MLB y la Confederación de Beisbol del Caribe acentúa la preocupación sobre el destino de nuestra pelota.

Cuando faltan pocas semanas para el inicio de las ligas invernales, discutir con las autoridades de MLB es hacerlo con el revólver del tiempo cargado y apuntándonos. Para usar una palabra suave, que no define la dimensión de lo que sucede, MLB es desconsiderada. Utilizando el poder que tiene, más parece una enemiga que una organización interesada en el crecimiento y fomento del beisbol en todo el mundo.

De sobra conocemos que no llegar a un acuerdo puede ser muy perjudicial para el beisbol del Caribe, ya lo ha sido. Las contrataciones de importados y definición de los rósters se han retrasado, aunque las gerencias no han dejado de trabajar por conformar nóminas competitivas, de calidad y atractivas, tarea que se ha hecho más difícil en los últimos años y que podría profundizarse sin acuerdo o firmándolo en los términos, como dicen los abogados, “leoninos” que pretende MLB. 

Es un abuso negociar así, contra el tiempo, pero es lo que hay. Lo que habrá es de lo que estamos pendientes. Negociación implica que cada lado hará concesiones. Las ligas del Caribe aceptarán condiciones que implicarán restricciones, pero MLB no debería insistir en dejar sin atractivos a la pelota invernal de la que tanto se nutren de diversas maneras.

Sabemos que desde la primera vez que se cobró una entrada para ver un juego de beisbol el deporte también es un negocio, una empresa. Se entiende que los equipos quieran cuidar sus inversiones, pero al final, si nuestra pelota pierde atractivo terminará con daños a todo el beisbol. Ahora cuando se supone que quieren expandirlo y llevarlo al mundo entero.

Sin jugadores estelares, sin figuras, la pelota rentada caribeña corre el peligro de disminuir notablemente su calidad, lo que seguro alejará a los fanáticos.

Un abonado gasta mucho dinero en una silla para toda la temporada porque espera ver a su equipo con la mejor importación y la mayor cantidad de grandeligas criollos y jugadores en ascenso. Será muy difícil seguir vendiendo una silla en miles de bolívares para ir a ver novatos y jugadores de las ligas independientes del Norte, de la liga de México o las europeas.

Ignoro cómo son las negociaciones, espero que con su inteligencia, capacidad de negociación y experiencia, Puello Herrera transmita a los ejecutivos de la Avenida del Parque en Manhattan, que los socios, por “pequeños” que sean, merecen respeto; y el beisbol y sus fanáticos también.

Por la Goma

29 de Agosto de 2013

Víctor Martínez sin dudas

En enero de 2012, preparándose para llegar en mejor forma a los entrenamientos de primavera, Víctor Martínez se lesionó el ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda. La lesión ameritó una intervención quirúrgica que lo hizo perder toda la temporada 2012. 

El venezolano venía de una campaña como bateador designado, con promedio de .330,  porcentaje de embasado de .380, 12 jonrones, 40 dobles y 103 carreras remolcadas.  
Su regreso este 2013 despertó muchas expectativas para las aspiraciones de Detroit de repetir el banderín de la Liga y llegar hasta la Serie Mundial. Una de las piezas letales de la ofensiva de los bengalíes estaba de vuelta a la alineación de Leyland.  

El trabajo que hizo el guayanés antes de incorporarse a los entrenamientos de primavera previos a esta campaña, fue infatigable.  Aunque bateó .253 con  7 boletos, 10 ponches y  un cuadrangular, quedó claro que estaba recuperado. 

El inicio de Víctor Martínez fue flojo, calificados por algunos expertos como decepcionante, sin embargo, de un bateador de su clase siempre hay que esperar que en cualquier momento se encienda. 

El primero de junio, cuando soltó el tercer cuadrangular de la temporada,  su promedio era de .230, terminó el mes en .232 y julio con .274, agosto está culminando y batea .290. Quienes gustan de las proyecciones, dicen que terminará en el potro de los .300 de promedio con el bate.

En la serie contra los Mets, Martínez regresó a la receptoría  por primera vez desde el 4 de agosto de 2011, poco más de dos años. Por 15 entradas se mantuvo detrás del plato en dos de los tres juegos que los Tigres jugaron contra los Mets, en Nueva York. 

Disfrutó de la vuelta como careta, se lo dijo a ESPN: “Yo me preparo como si fuera a jugar todos los días. No importa que sepa que seré el bateador designado, siempre me aseguro de estar en buena condición física”.

Una de las constantes en los jugadores que han tenido lesiones como las de V-Mart, es el temor a los riesgos. No es su caso, en  el primer juego de  la serie contra los Mets,  en el primer inning cuando Daniel Murphy se deslizó en el home, no titubeó para bloquearlo y mantuvo control de la pelota. Aunque el corredor logró anotar, quedó claro que Martínez puede defender la casa con solvencia

Por la Goma

22 de Agosto de 2013

Un club reservado para tres

Es fascinante hacer un repaso por la historia de Miguel Cabrera desde que llegó a las Grandes Ligas en 2003, cuando advirtió desde su primer turno, con jonrón para dejar en el terreno a los Rays, que había llegado un jugador especial.

Desde entonces Miguel Cabrera ha tenido una carrera extraordinaria. Por eso cada vez que suma jonrones, otros hits o impulsa carreras, cuando realiza una proeza, su nombre aparece al lado de los nombres de las estrellas más brillantes de la historia del beisbol.

Con la difícil competencia de Mike Trout la temporada pasada, Cabrera alcanzó la triple corona por primera vez en 45 años, lo que da una idea de la inmensa dificultad de ser el líder en los departamentos ofensivos: promedio, jonrones y carreras impulsadas. La consistencia que desde siempre lo ha acompañado siguió siendo una de sus virtudes más notables en el difícil mes de septiembre.

En septiembre es complicado sostener el ritmo. El cansancio pega; además, como fue el caso de Cabrera en 2012, estar en un equipo con posibilidades de clasificación compromete al bateador aún más con los resultados por encima de metas y números individuales. Y jugar para el equipo es otra de las características del maracayero. Lo vemos buscando cómo embasarse, cómo contribuir, no se para a hacer swing de gradas pensando en su contienda con Chris Davis.

Si Miguel termina esta campaña superando los 50 jonrones, 150 impulsadas y .350 de promedio, se inscribirá en un club donde solo están, hasta ahora, Babe Ruth y Jimmy Foxx. El "Bambino" lo hizo en dos oportunidades, en 1921 bateó 59 jonrones, impulsó 171 carreras y dejó promedio de .378. En 1927 Ruth dejó registrados 60 vuelacercas, 164 empujadas y average de .356. Foxx en 1932 conectó 58 batazos de vuelta completa, sumó 169 remolques y alcanzó .364 con el bate.
Solo dos nombres en la breve lista, dos legendarios, dos habitantes del Salón de la Fama de Cooperstown. Dos hombres que significan poder y consistencia.

Cabrera no la tiene fácil para convertirse en el único con dos triples coronas de bateo de forma consecutiva, la competencia, si Davis logra mantener el ritmo, es empinada. Si los Orioles salen temprano de la contienda por trascender a la postemporada, el toletero de Baltimore podría dedicarse a buscar jonrones, mientras el de Detroit insistirá en ayudar al equipo a conseguir victorias.
Será un septiembre emocionante. Será como aquel duelo entre Antonio Armas y Jim Rice, o Andrés Galarraga y Tony Gwynn, al final se impusieron los nuestros.

Por la Goma

15 de Agosto de 2013

Prevenir siempre resulta

Sé que no será así, pero desearía que estas fueran las últimas líneas que dedico al desagradable tema del consumo de esteroides y otras sustancias prohibidas, por parte de estrellas de las Grandes Ligas y otros peloteros.

Hemos leído todas las opiniones y visto lo que ha sucedido desde la semana pasada, cuando fueron anunciados los hallados involucrados en el caso de la clínica Biogénesis. Entonces escribí que las dudas siguen ahí y seguirán hasta que no queden claros todos los puntos, veamos las pruebas, se hable del informe Mitchell y todo lo que se ha dicho.

Ahora cualquiera sale y especula, sospecha, supone y acusa, pone en entre dicho y eso perjudica al beisbol. No sé qué habrían hecho otros comisionados, Peter Ueberroth  o Bart Giamatti, pero este drama es mucho más que el “prestigio “ de Álex Rodríguez, el ego de Bud Selig y  todo eso que se ha hablado en estos días.

A la vuelta de poco más de una semana del desenlace de esta etapa de la novela de los esteroides, lo que ha quedado es la reflexión y la necesidad urgente de que se entienda que es preciso prevenir y ello tiene que comenzar en la pelota de los niños.

Es preocupante ver cómo se multiplican los padres que creen que a los 12 años, su hijo es prospecto de Grandes Ligas y las consecuencias que tiene esa visión del beisbol que juegan los niños. A los 15 o 16 años hay padres que están dispuestos a todo por un bono millonario, es lo que han soñado desde que supieron que tendrían un varón y a veces no se detienen. Además hay cazatalentos inescrupulosos y vendedores de drogas para mejorar el rendimiento siempre a la mano.

Y como hablamos de droga, siempre es mejor prevenir y en el beisbol venezolano hay que comenzar a trabajar desde que los peloteros son muchachitos y en quienes los influyen.

“Ganar como sea” no debe ser una frase que se escuche en el beisbol menor. Allí se está para aprender a ganar y a perder, del juego, de sus técnicas y tácticas, de trabajar en equipo.

Deberían iniciarse charlas en todas las categorías, para educar sobre este tema. Hay que hacerle entender a los padres los peligros de suministrarles sustancias que pueden dañar la salud de quien las consume.

Que el ejemplo dado por Álex Rodríguez termine sirviendo para mejorar el juego desde el lado de la sociedad, ya es nuestro turno.

Por la Goma

8 de Agosto de 2013

Las dudas siguen ahí

Aunque algunos han opinado que las suspensiones del comisionado Bud Selig, dadas a conocer el lunes, fortalecen la golpeada credibilidad del juego de pelota, otros, como quien suscribe, pensamos que mientras no haya total claridad en lo que fue este caso particularmente (Biogénesis), y en general en otros procesos dedicados a establecer responsabilidades en el abuso de sustancias para mejorar el rendimiento, récords importantes como los de Barry Bonds, Mark McGwire, Sammy Sosa, Álex Rodríguez, Rafael Palmeiro y otros cuyos nombres se vinculan con las drogas prohibidas, permanecerán empañados y bajo la sombras de las dudas.

Ya hemos insistido en que nadie puede negar que los señalados en el párrafo anterior, desde que llegaron al beisbol, demostraron que tenían el talento necesario para lograr grandes cosas y condiciones naturales para aspirar al Salón de la Fama. Pero lamentablemente cayeron en el consumo de las sustancias prohibidas y fueron descubiertos.

Sabemos que hay una docena de jugadores latinoamericanos, entre ellos tres venezolanos: Francisco Cervelli, Jesús Montero y Sergio Escalona, quienes como casi todos aceptaron la suspensión de 50 juegos. 

Así como siempre es motivo de orgullo la actuación de los nuestros cuando se trata de hazañas, este episodio de las drogas de ayuda también apena, porque no hay excusas en este tiempo de caer en eso inocentemente. Los caminos que se ven cortos pueden ser tentadores, pero no suelen llevar al destino correcto. 

El único que apeló y está jugando es Álex Rodríguez, el mejor pagado, el de récords increíbles, el novato que se trajo el boleto a Cooperstown en el bolsillo, el guapo novio de Madonna y Cameron Díaz, “el muchacho de la película”.

Su suspensión es por doscientos once juegos, eso decidió el comisionado y se habló también de obstrucción a la investigación y consumo de hormonas del crecimiento y testosterona, de hacerlo varias temporadas y confesarlo. La cuenta es por los juegos que quedaban en esta temporada y todo 2014.

La apelación le permite a Rodríguez jugar para los Yanquis; de hecho, regresó el día del escándalo. Entre pitas, nada anormal para un jugador como él en la carretera, pero es seguro que muchos de esos abucheos traducen el desprecio que los fanáticos sienten por sentirse estafados por Rodríguez.
¿Qué ira a pasar? Ya como que se olvidó que Andy Pettitte también confesó que usó esteroides, que señaló a Clemens, parece que fue hace mucho tiempo que Melky Cabrera dio positivo o que a Manny Ramírez le perdonaron cincuenta juegos sin mucha explicación.  

Faltan capítulos todavía para que se disipen las nubes en el espinoso tema del dopaje. Hay incluso quienes sienten que todos están bajo sospecha, no saben si sus héroes en verdad brillaban tanto. No es cualquier cosa dudar, pero yo insisto ¡menos mal que existe Mariano Rivera!

Por la Goma

1 de Agosto de 2013

Ese atajo es un desvío

Claro que los esteroides no hacen de un mal bateador un buen bateador, tampoco le dan control a un lanzador, no aumenta el instinto o conocimiento del juego, eso no está en discusión, pero cada vez que sale un defensor de quienes los usan, no hay respuestas coherentes a las preguntas ¿si no ayudan, por qué se llaman sustancias para "mejorar" el rendimiento? ¿Por qué -si no ayudan- las usan y además se esconden para hacerlo y de paso lo niegan hasta que aparecen las pruebas y entonces salen con una disculpa, supuestamente arrepentidos?.

Habría que ser por lo menos tonto para usar drogas que ponen en peligro la carrera y peor aún, la salud, sin ninguna razón, si las condiciones no varían en nada, si no hay ventajas.

Nadie puede negar que Álex Rodríguez, desde que llegó al beisbol, demostró su gran talento, no hay dudas de que Mark McGwire así como Barry Bonds o Sammy Sosa, tenían las condiciones y herramientas para formar parte de la élite de todos los tiempos. Sin duda habrían llegado, limpios, con los méritos propios, a Cooperstown. Sin embargo cayeron en la tentación de tomar una ventaja extra y luego de descubiertos todo lo hecho por ellos está bajo la sombra. Las votaciones obtenidas para el Salón de la Fama apuntan a que los sospechosos y los confesos no habitarán la galería de los inmortales, perdieron ese derecho cuando se salieron de la autopista para tomar un "atajo" que se convirtió en desvío.

Es una pena, mancharon sus historias y mancharon el beisbol y por más que Bud Selig busque limpiarlo con sanciones, la verdad es que él especialmente ha sido uno de los principales cómplices de todo lo que sucedió, cuando volteaba para el otro lado, haciéndose el desentendido, mientras los estadios se llenaban de aficionados para ver los batazos de largometraje.

Lo más lamentable de este episodio oscuro es el ejemplo, preocupa pensar en cuántos prospectos y jóvenes peloteros caen en el juego de los esteroides pensando en el bono de la firma o en el rápido ascenso y terminan lejos del sueño que habrían podido cumplir sin la "ayuda" y peor aún, arriesgando sus vidas.

La novela de A. Rod, otrora niño mimado del beisbol, vuelve a plantear el tema que no se limita a lo ético o la millonada de dólares en juego, a los premios recibidos, si deben regresarlos o no, además es un problema de salud pública. El consumo de esteroides puede llevar a la muerte.

El beisbol se repondrá, siempre lo ha hecho ante cada golpe.

VOLVER